¡Hola!

Mi nombre es Clàudia Cornejo y soy fotógrafa.

Vine al mundo en 1993 y, actualmente vivo en Olesa de Montserrat con mi pareja (Carlos) y mi gata (Kitty). Carlos siempre me ha apoyado en este trayecto. He tenido días mejores y días peores pero vaya, como en todos los sitios, ¿verdad?

Mi familia también ha sido un pilar fundamental y aunque, en un principio no lo vieron claro, cuando se dieron cuenta de lo que la fotografía llegó a cambiarme en aspectos positivos de mi vida y verme más feliz, no dudaron ni un momento en apoyarme para seguir adelante. Al fin y al cabo, ¿hay algo más bonito que trabajar en eso que te hace feliz?

Puedo decir que mi profesión es una de las más bonitas que puede existir. Dedicarme a captar esos momentos que suceden a lo largo de la vida y encontrarme con personas que confían en mí para que pueda convertirlos en un bonito recuerdo es algo realmente maravilloso.

No puedo deciros el momento exacto en el que me interesé por la fotografía pero, lo que sí puedo deciros es que trabajo desde el corazón. Soy una chica entregada y con mucho entusiasmo en lo que hago.

La fotografía es más que una imagen, es un sentimiento, una historia que contar, un recuerdo, es magia. Es por ello que me gusta trabajar de manera natural, capturando esas risas o bien, esos llantos. Los saltos, los gritos, las alegrías y esas emociones que nos ponen a flor de piel. El objetivo final es que esa foto os traslade a ese momento.